Archives

  • 2018-07
  • 2019-04
  • Como observa Drnas de Cl ment

    2019-04-15

    Como observa Drnas de Clèment, los estados donde se encuentran los acuíferos generalmente son renuentes alzheimer\'s disease aceptar que se trata de recursos compartidos, e intentan aprovechar el recurso de manera desmedida y en perjuicio del Estado vecino. Así, se podrían identificar al menos dos puntos de vista. Por una parte, se podría considerar que un país no debería realizar actividades económicas a su favor, tales como minería, búsqueda de petróleo, entre otros, si ello causara contaminación al acuífero y, en consecuencia, daño a los estados vecinos. Por otra parte, de acuerdo con el principio de No intervención y soberanía, un Estado podría realizar dentro de su territorio cualquier actividad respetando ciertos límites sin que otro Estado se interponga. No obstante, si se advirtiese un peligro socioambiental por la intensa actividad económica que pretendiese uno de los estados en conflicto, se generaría un escenario que pondría en movimiento los principios analizados a través de los instrumentos creados.
    Conclusiones finales Así, resulta necesario trabajar y fortalecer políticas comunes de los países que tengan como fin la equidad social para reducir o eliminar la pobreza y la educación para un buen uso de los recursos naturales. Asimismo, se propone avanzar en la unificación de legislaciones y criterios de aplicación que impliquen recursos naturales compartidos, sin perder de vista las necesidades y particularidades de cada zona. Sería positivo que se adopten medidas de protección ambiental y políticas económicas comunes, y que se materialicen en la creación de una estructura institucional permanente que dé sustento a las investigaciones realizadas, procurando establecer un sistema de trabajo coordinado; esto, en cierta forma, fue lo que pretendió el Proyecto sobre el Acuífero Guaraní. También sería conveniente reconocer al Tribunal del Mercosur como autoridad suficiente para resolver los conflictos suscitados en la región sin tener necesidad de recurrir a otros tribunales, como la Corte de La Haya, En todo caso, que las decisiones pronunciadas por el tribunal regional sean respetadas con la misma firmeza que cuando son dictadas por los tribunales superiores de cada país, incitando a la creación, unificación y adopción de leyes y jurisprudencia común. Esto permitiría avanzar hacia una soberanía doctrinaria, jurisprudencial y legislativa regional, sustentada en las verdaderas necesidades de los países participantes del bloque y de aquellos que deseen integrarlo.
    La crisis de la forma-Estado en América Latina no es la crisis del modelo que se adopta transicionalmente como empresarial, sino de las formas de interacción, del principio fundamental de la relación intersubjetiva. Una línea de interpretación del “problema” es el incentivo que se genera para la separación y fragmentación de los principios que fundamentan al Estado como una relación, es decir como totalidad. En este sentido, el éxito y fracaso no son otra cosa que la idea de despojo y articulación. Como señala Avalos, “la reestructuración ‘neoliberal’ o ‘posfordista’ del capital, leída desde esta perspectiva, resulta destinada al fracaso, no ciertamente como estrategia de despojo, que en eso ha tenido un éxito rotundo, sino como programa teórico y práctico de rearticulación de la comunidad humana”. En este orden de ideas, Gilly y Roux señalan que la expansión de la relación de capital se sostiene en dos procesos concomitantes y entrelazados: explotación (apropiación del producto excedente bajo la forma de plusvalor) y despojo (apropiación violenta, o encubierta bajo formas legales, de bienes naturales y de bienes de propiedad comunal o pública). Harvey, advierte sobre el despojo, y señala que no se trata de un hecho nuevo o de un retorno de la “acumulación originaria”, sino de un proceso permanente, que forma parte y acompaña siempre al proceso del capital. El fortalecimiento del aparato estatal representa el éxito del proceso de acumulación bajo esta forma, y la idea de desarrollo reemplaza para el imaginario colectivo, la idea de “bien común”. Como plantea Composto, América Latina es una de las regiones del planeta más ricas en biodiversi-dad y, no casualmente, se constituye como uno de los principales destinos de la privatización y mercantilización a manos de transnacionales y estados en la nueva modalidad empresarial. Dominación, violencia, despojo y fragmentación son los pilares fundacionales del andamiaje del sistema mundo capitalista.